🌾Qué es la lecitina de soja?

La lecitina o fosfatidilcolina es una mezcla compleja de fosfolípidos y triglicéridos, y es un constituyente natural de todas las células humanas que nos ayuda a emulsificar el colesterol en el cuerpo. La encontramos en forma natural en ciertas plantas entre ellas la más utilizada es la soja, y de ahí que la lecitina de soja sea la más conocida (aunque como dijimos ya se encuentra en el cuerpo humano). También se encuentra de forma natural en: yema de huevo, hígado, nueces, trigo entero, aceites vegetales no refinados, semillas de maiz y de soja.

La lecitina es la principal fuente de colina (una de las vitaminas B). Tiene un alto contenido en fósforo, y se une con el hierro, yodo y calcio para fortalecer y vigorizar al cerebro. También ayuda a la digestión y absorción de grasas. Participa en la división de colesterol en partículas muy pequeñas haciendo que resulte imposible que se adhiera a los vasos sanguíneos evitando así la arteriosclerosis.

Por todo esto podemos decir que la lecitina proteger órganos y arterias de la acumulación de grasa y reduce a medio plazo el colesterol.

Para que sirve la lecitina de soja?

Ya hemos explicado las evidencias del poder de la lecitina para controlar los niveles de colesterol. La lecitina de soja es un complemento alimenticio de origen natural aislado de la semilla de soja que contiene Omega-3 (Ácido a-linolénico), ácido linoleico, fósforo y vitamina E que actuará como antioxidante celular. También ayudará a mejorar la memoria y la concentración. Además el defícit de fosfatidilcolina se asocia con muchas enfermedades graves, como el cáncer.

De hecho es útil también en la distribución del peso corporal, además de limpiar el hígado, y purificar los riñones. La lecitina es importante en el mantenimiento de nuestro sistema nervioso y se encuentra de manera natural en la vaina de mielina, una cubierta protectora de los nervios. Contribuyendo de esta manera también al rendimiento neurológico.

Modo de empleo

La lecitina de soja suele venir en diferentes formatos. La opción más común quizás suele ser en gránulos. Se recomienda tomar 2 o 3 cucharaditas al día (si tenemos triglicéridos o colesterol alto 3), ingeridas directamente con algún líquido o bien en un yogur. Se recomienda incluirlas en el desayuno, aunque también se puede utilizar esparciéndolo como ingrediente sobre algunos alimentos como ensaladas, legumbres, etc…

No sobrepasar la dosis diaria recomendada. Para ver los beneficios con 10g de ácido linoleico diarios, es suficiente. Los complementos alimenticios no sustituirán a una dieta variada y equilibrada, ni un estilo de vida saludable.

También se puede tomar como ingrediente para homogeneizar un elemento en fase de lípidos y otro en fase acuosa. Por ejemplo: Si vamos a tomar café con leche de coco para que no se queden esas lagunas en las superficie. Curiosamente todos los preparados de proteinas suelen llevar lecitina, precisamente para esto, ya que tienen un muy bajo contenido en grasas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *